¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes del Inflado con nitrógeno?

    En los últimos años se ha generalizado el uso del nitrógeno para el inflado de neumáticos especialmente en el mundo de la competición automovilística, así como en otros sectores altamente profesionalizados.

    Pero ¿es ventajoso utilizarlo en nuestros vehículos?

    Antes de exponer los pros y los contras, hemos de saber que el aire está compuesto por un 78% de nitrógeno, 21% de oxígeno y un 1% de otros elementos. El inflado con nitrógeno puede llegar a un valor cercano al 99% de este elemento. Por tanto, la diferencia de cantidad de nitrógeno entre un inflado tradicional, con aire, y uno con nitrógeno es de un 21%.

    Ventajas

    Las ventajas del inflado con nitrógeno provienen de las propiedades químicas de este elemento. 

    En primer lugar, está el tamaño de las moléculas de nitrógeno. Éstas son un 7% mayores que las de oxígeno. En teoría, esto reduce, si bien no elimina, las posibilidades de escape de moléculas del neumático, con la consiguiente pérdida de presión. 

    Por otro lado, a un neumático inflado con nitrógeno se le supone una mayor estabilidad térmica, siendo menos susceptible al sobrecalentamiento, con las ventajas que ello aporta a la estructura del neumático.

    Por último, al no contener oxígeno, se evita la posibilidad de oxidación de la parte de la llanta que está en contacto con el interior del neumático. Hoy día esto no debería ser un factor para nuestra decisión, puesto que los materiales de las llantas actuales suelen ser inoxidables. Además, siempre habría una mayor oxidación en el exterior de la llanta, expuesta a la intemperie, que en el interior del neumático inflado con aire.

    Inconvenientes

    El inflado con este gas representa un coste de entre 3 y 5€ por rueda. Teniendo en cuenta que el inflado con aire es gratuito, supone un incremento que, aunque no sea un desembolso desmesurado, debemos tener en cuenta.

    También hay que tener en cuenta que los puntos de inflado con nitrógeno en nuestro país no suelen abundar. Por lo tanto, podemos necesitar restablecer la presión de nuestras ruedas y no encontrar un punto de servicio cercano, por lo que tendríamos que hacerlo con aire, perdiendo las propiedades adquiridas mediante el inflado con nitrógeno.

    Estas son los principales puntos que debemos sopesar antes de tomar la decisión de cómo vamos a inflar nuestros neumáticos. Elijas la que elijas, haz revisiones periódicas de la presión de tus ruedas y asegúrate de mantenerlas en los márgenes adecuados. Evitarás desgastes excesivos y elevar el consumo de combustible y te aportará una mejor adherencia y capacidad de frenado, redundando en tu propia seguridad.