¿Qué requisitos deben cumplir los neumáticos para pasar la ITV?

    Desde que el coche sale de la fábrica en óptimas condiciones hasta que llega la fecha de la ITV se pueden haber producido ciertos cambios en las características de los neumáticos, bien por el simple desgaste por acumulación de kilómetros, bien por algún deterioro mecánico o por cambio de los mismos.

    A la hora de acudir a la inspección, conviene saber qué parámetros revisarán y estar seguros de que nuestro vehículo se adecúa a todos ellos.

    • Dimensiones iguales a las instaladas de fábrica o equivalentes, según la ficha técnica del fabricante del vehículo. En caso de haber montado unos neumáticos no equivalentes, pero haberlos homologado, necesitaremos el certificado del laboratorio competente y del taller que haya realizado su instalación.
    • Índices de capacidad y de carga iguales o superiores a los determinados originalmente por el fabricante.
    • Marca de homologación del neumático para su circulación en la Unión Europea.
    • Neumáticos del mismo tipo, al menos, en todos los pertenecientes a un mismo eje.
    • Ausencia de desgastes irregulares en la banda de rodadura.
    • Profundidad de los surcos de la banda de rodadura adaptados a la normativa, es decir, de al menos 1’6 mm.
    • En caso de portar neumáticos unidireccionales, que éstos estén montados correctamente, en el sentido indicado por el fabricante.
    • Inexistencia de desperfectos evidentes en el exterior del neumático. No pude haber grietas, roturas, ampollas, deformaciones, cables descubiertos, etc, que evidencien un mal estado de las capas exteriores o de la estructura interna del neumático. 

    Todos estos puntos pueden ser revisados por nosotros, fácilmente, mediante una inspección visual. Si cumplimos con estos requisitos podemos acudir tranquilamente a la ITV. No tendremos problemas, al menos, en lo que a nuestras ruedas se refiere.