¿Qué presión deben llevar mis neumáticos?

    La presión ideal que deben tener los neumáticos de nuestro vehículo es indicada por el fabricante. Podremos encontrarla en el manual del vehículo y, normalmente, en una pegatina en el marco interior de las puertas del coche. Nos indicará la presión ideal en función de la carga que lleve el coche, estableciendo unos márgenes, inferior y superior, que no deben ser sobrepasados. 

    Llevar una presión idónea contribuye a nuestra seguridad aumentando el agarre, especialmente en condiciones adversas, y a conservar en buen estado de las gomas, evitando un desgaste excesivo e incluso deformaciones del mismo. También maximizaremos la capacidad de frenado de nuestro vehículo y reduciremos el consumo de combustible y el ruido de rodadura.

    Por todo ello es aconsejable revisar la presión de nuestras ruedas con regularidad. Esta medición debe hacerse siempre con los neumáticos en frío, puesto que el calor producido durante la rodadura se producen expansiones y contracciones de los materiales del neumático y del propio aire que contienen, dando como resultado diferentes lecturas en la medición de las presiones respecto a cuando se hacen con las gomas en frío, con sus componentes estabilizados.