¿Qué hacer con mi neumático usado?

    El parque móvil de nuestro país aumenta año a año y, con él, la cantidad de neumáticos que se desechan. Debemos ser conscientes de que hay que gestionar de manera correcta su eliminación, puesto que son productos que pueden causar importantes perjuicios al medio ambiente.  

    Generalmente, cuando cambiamos nuestros neumáticos en un centro profesional, el propio taller se hace cargo de su desecho, enviándolo a una de las empresas especializadas en la gestión de neumáticos tras su vida útil. Normalmente se incluye una pequeña cantidad en la factura destinada a cubrir estos gastos de desecho y procesamiento.

    Estas empresas reciclan o reutilizan las gomas, aprovechando sus materiales para otros fines, evitando el impacto ambiental de los desechos y dándoles nuevas aplicaciones. Aislamientos acústicos, materiales hidrófugos, revestimientos para parques y pistas deportivas, etc. En todos ellos podemos encontrar, como parte de sus componentes, partes recicladas de nuestros viejos neumáticos.

    Lo que en ningún caso debemos hacer es deshacernos de nuestros neumáticos simplemente abandonándolos en vertederos no controlados, zonas naturales, etc.