¿Qué es el aquaplaning y por qué se produce?

    El aquaplaning o hidroplaneo es un fenómeno que se produce cuando los neumáticos son incapaces de desalojar el agua que hay entre ellos y la superficie de rodaje. En consecuencia, el neumático comienza a rodar sobre esa capa de agua, perdiendo la adherencia con la calzada.

    Como consecuencia de esta pérdida de adherencia, nos exponemos a la pérdida de la dirección del vehículo, derrapajes incontrolados del tren trasero y un incremento exponencial de la distancia de frenado.

    Los factores principales que intervienen en esto son: la cantidad de agua y la velocidad. A mayor cantidad de agua y a mayor velocidad la capacidad de los neumáticos para mantener el contacto con el asfalto, a través de la capa de agua, disminuye. 

    Por ello es esencial que nuestras ruedas estén en perfecto estado. Los surcos y canales del neumático son los que evacúan el agua de la banda de rodadura, expulsándola hacia los laterales. Para maximizar esta cualidad, es necesario que cuenten con una profundidad de surco adecuada y su presión sea la idónea.