BLOG ONNEU

    Todo sobre el mundo del motor

    3 rutas para hacer en furgoneta

    3 rutas para hacer en furgoneta

    Las Arribes del Duero

    En la parte más occidental de las provincias de Salamanca y Zamora, justo en la frontera con Portugal, se encuentra un paraje natural declarado espacio protegido desde el año 2002. El cauce del río Duero encañonado que ejerce de delimitación natural entre países, reúne a su alrededor una gran cantidad de atractivos para los amantes de la naturaleza y, sobre todo, de las aves. Llegar hasta allí es adentrarse en un microclima y querer detener casi a cada kilómetro los neumáticos de tu furgoneta para respirar la paz del entorno y observar el río desde los miradores que se pueden encontrar durante todo el camino: las vistas son impresionantes. No olvides marcar en el mapa como paradas obligatorias el Pozo de los Humos, la presa de la Almendra y Miranda do Douro. Si te gusta el turismo itinerante, ¡esta es tu ruta!

    La costa de Asturias

    Aunque el interior tiene un gran atractivo, Asturias te conquistará por sus playas extensas de arena fina que recogen a la perfección la esencia del cantábrico. ¿Qué mejor manera de recorrer sus costas que sobre las ruedas de tu furgoneta? Puedes comenzar en Llanes y empaparte de la esencia marinera de la región. Descubrirás una zona llena de historia y tradición en la que comer es un auténtico placer.
    Desde ese punto puedes seguir el camino del norte e intercalar kilómetros en carretera con algunas caminatas a pie. Así no te perderás el encanto de los bosques que puedes recorrer prácticamente a pie de playa. Esta ruta es perfecta para los meses de buen tiempo, cuando ya puedes disfrutar de un baño en el mar en cualquier momento.

    Cabo de Gata

    ¿Prefieres viajar al sur? Andalucía tiene un montón de rincones preciosos y desconocidos y, además, el buen tiempo está prácticamente asegurado. Te proponemos que hagas rodar los neumáticos de tu furgo hasta el Cabo de Gata, en Almería. Allí el tiempo se detiene para ofrecerte paisajes repletos de luz y claridad, tranquilidad y una deliciosa (y muy barata) oferta gastronómica. Es imposible no quedarse prendado de la belleza salvaje y natural de las playas y calas de esta zona. Desde la carretera podrás atravesar desiertos al más puro estilo Western (de hecho, muchas de las películas de este género se rodaron en esta provincia).
    ¿Lo más? El Arrecife de las Sirenas, en la parte más oriental: la gama de azules que podrás apreciar es espectacular. Si buscas algo más apartado y un poco más solitario marca en tu mapa la Cala Grande, la Cala Príncipe y la Cala Chica. Eso sí, para llegar hasta ellas tendrás que aparcar la furgoneta y continuar a pie e incluso, escalar algún tramo.