BLOG ONNEU

    Todo sobre el mundo del motor

    La glucosa: una alternativa al caucho

    La glucosa: una alternativa al caucho

    ¿Te imaginas que al ir a comprar neumáticos de moto online encontraras un modelo cuyo compuesto estuviera elaborado a base de glucosa? La industria automovilística trabaja incesantemente para mejorar los elementos que dan lugar al vehículo final y las ruedas no son una excepción. Además de su agarre, durabilidad o comportamiento en situaciones climatológicas adversas, una de las líneas de investigación para su mejora es la sostenibilidad.

    Científicos de la Universidad de Minessota en Estados Unidos ya trabajan en un nuevo material que podría sustituir al principal componente que se utilizan en gomas de moto actualmente, el caucho sintético. Se trata de un elemento obtenido mediante la transformación de biomasa en reactores de fase líquida basado en glucosa vegetal. Esta mezcla podría terminar con la dependencia de algunos combustibles y con las polémicas refinerías. Además, podría modificar de manera muy interesante su proceso de reciclaje.

    Aunque existen grandes diferencias con los materiales que se utilizan habitualmente, gracias al procedimiento de fabricación a altas temperaturas consigue una apariencia y rendimiento similares a los neumáticos de moto que se distribuyen en la actualidad, eso sí: a partir de recursos naturales. Los responsables del proyecto esperan poder tener la versión definitiva en los próximos meses para que la marca que se haga con la patente pueda empezar a comercializarla en un año o dos.

    El componente que revolucionó la industria de la automoción

    Con el desarrollo del sector automovilístico, el caucho natural extraído de los árboles empezó a ser un bien casi en extinción ya que no podía hacer frente al enorme crecimiento de la demanda por parte, sobre todo, de los grandes fabricantes. Sin ir mñas lejos, los neumáticos Continental o los franceses Michelin, que a principios de siglos incrementaron notablemente su producción.

    Es entonces cuando la compañía Bayer & Co. elabora una alternativa artificial fabricada a partir de hidrocarburos insaturados procedentes del petróleo. Tras el proceso de fabricación este caucho sintético se vulcaniza – es decir, pasa de su estado plástico y duro a uno más elástico y manejable - y, mediante este proceso, se mejora su resistencia a temperaturas extremas. Por tanto, se consigue una superficie suave e impermeable con buena adherencia al terreno.

    Aunque algunas de las grandes marcas poseen sus propias plantaciones para asegurarse la producción de caucho natural lo cierto es que su porcentaje en el modelo final es mínimo respecto al sintético. No se trata de una sustitución, sino de un complemento que tiene como finalidad un perfeccionamiento las prestaciones: el caucho natural asegura la resistencia mientras que el sintético mejora su rendimiento gracias a sus propiedades aislantes e impermeables.