BLOG ONNEU

    Todo sobre el mundo del motor

    Back to the future: vuelve el mítico Delorean

    Back to the future: vuelve el mítico Delorean

    Su fama le llegó como máquina del tiempo y es un icono para toda una generación. Hoy, después de 30 años, parece una realidad que la mítica compañía ha conseguido vencer la batalla legal con la viuda de John Delorean para volver a lanzar 300 unidades de su modelo más conocido, el DMC-12, un automóvil deportivo que se comercializó entre 1981 y 1982 y que se hizo famoso mundialmente gracias a “Regreso al Futuro”.
    Este año vuelve al mercado como una réplica idéntica de que aquel modelo que transportó a Marty McFly del presente al pasado y a un futuro que ya hemos superado a lo largo de la archiconocida trilogía de los años 80. De hecho, para esta nueva producción se utilizarán piezas originales que han permanecido guardadas durante todos estos años esperando a que alguien volviera a darles la forma para que la que fueron diseñadas.
    Eso sí, es un capricho que solo podrán permitirse algunos afortunados porque, además de ser una edición exclusiva y muy limitado el precio rondará los 100.000 dólares (más de 93.000 euros).

    Algunos datos sobre el DMC-12

    Se le conoce como el “Delorean”, sin apellido, porque fue el único modelo que llegó a fabricar la compañía y porque su aparición en la trilogía lo convirtió directamente en un objeto de culto. Se diseñó para aguantar todo tipo de golpes: su carrocería se fabrica en acero inoxidable y sus puertas en forma de “ala de gaviota” son su característica más distintiva.
    El primer prototipo se hizo en 1976 aunque su producción no comenzaría hasta años más tarde. Llevaba un motor francés con buenos resultados en cuanto al ahorro de combustible, un aspecto importante teniendo en cuenta la escasez de petróleo de la época.
    Se fabricaron en Irlanda aunque se colocó el volante de todos los modelos a la izquierda con vistas a comercializarlos en el mercado estadounidense predominantemente. Su producción terminó en 1982 debido a los elevados costes. Se trataba de un vehículo muy exclusivo y diferente que además se vendía con garantía de 12 meses y servicio posventa. Solo llegaron a hacerse unos 8.500 modelos: una edición bastante limitada ya en su momento.

    El condensador de fluzo y los circuitos de tiempo

    Aunque el Delorean se coló en los hogares de todo el planeta a través de las pantallas de televisión, lo cierto es que el mítico automóvil que transportaba a los protagonistas adelante y atrás en el tiempo tenía algunos elementos que, lógicamente, no traía de serie el DMC-12. Justo detrás del asiento del conductor se encontraba el condensador de fluzo, una pieza clave para los viajes en el tiempo ya que es el responsable de soltar la electricidad necesaria hacia el parachoques cuando se alcanzan las 88 millas por hora (unos 140 kilómetros). Como buena máquina del tiempo tenía su propio sistema de viaje, los llamados "circuitos del tiempo", que tampoco encontraremos en la reedición del automóvil.